Introducción a la estimulación temprana

El niño desde su nacimiento cuenta con una serie de posibilidades que facilitan su desarrollo integral. Su talento o grado de desarrollo dependerá de la estimulación recibida por parte de padres y educadores.

Los beneficios de la estimulación temprana en el desarrollo infantil son indiscutibles. Estimular el desarrollo físico, cognitivo, social y emocional creara una persona con mejores oportunidades en el futuro que un niño que no fue estimulado.

¿Que es la estimulación temprana?

Es el conjunto de actividades y experiencias que se le da al niño en sus primeros años de vida con el objetivo de estimular su desarrollo motor, cognitivo, emocional y social. Estas actividades tendrán una influencia muy positiva sobre la salud del niño y sobre su aprendizaje.

Se busca trabajar todas las áreas implicadas en el desarrollo neuromotor: Motor, cognitivo, emocional y comunicativo.

Motor

El desarrollo en el niño se inicia con el movimiento. El avance de las acciones motoras del niño es siempre en sentido céfalo-caudal( de la cabeza a los pies), y próximo-distal ( desde el tronco a las extremidades). Las actividades de este área tiene el objetivo de contribuir al desarrollo del tono muscular para permitir al niño el control sobre su cuerpo para poder interactuar con el entorno que le rodea. El equilibrio es la capacidad imprescindible en la estimulación temprana porque las reacciones equilibratorias sobre su propio cuerpo y sobre el espacio va a contribuir a al desarrollo del tono muscular que le permite iniciarse en actividades manipulativas.

El desarrollo del equilibrio va a permitir el desarrollor motor grueso. Gatear, sentarse, caminar o correr necesita de un tono muscular correctamente desarrollado. Además favorecerá el desarrollo de habilidades motrices finas como escribir, pintar o tocar un instrumento.

Cognitivo

Desde el mismo momento del nacimiento, el niño ve, oye y percibe estímulos a través de los sentidos. La estimulación sensorial tiene una relación directa con el sistema cognitivo. La estimulación sensorial va a permitir el desarrollo del pensamiento, de la capacidad para estructurar elementos o poner atención.

El niño construye su pensamiento en función de la relación con los estímulos que recibe. Los estímulos auditivos, visuales o kinestésicos son imprescindibles para un correcto desarrollo cognitivo.

El desarrollo de la agudeza sensorial del niño permite una mejora en la coordinación senso-segmentaria ( es la capacidad de coordinar una extremidad con la información sensorial que se está recibiendo). Esta coordinación va a permitir al niño acceder a una variedad infinita de nuevas experiencias que favorecerán su aprendizaje y su desarrollo intelectual.

Emocional

Área relacionada con el desarrollo afectivo y emocional. Permite estableces relaciones afectivas sanas con su entorno, desarrollando la confianza en si mismo y mejorando su autoestima.Es el área encargada de formar la personalidad.

Para desarrollar este área es importante la participación de los padres o tutores para poder generar vínculos afectivos y emocionales que hagan que el niño se sienta seguro. Dar al niño confianza, seguridad, atención y amor va a forjar una personalidad sana en sus relaciones sociales en el futuro.

Los valores de la familia van a ser un referente para futuros comportamientos del niño, siendo la imitación una de las formas principales por la que el niño aprender a comportarse en la interacción social.

Actividades que permiten fomentar la iniciativa, la curiosidad o la autonomía a la vez que se relaciona con otras personas va a permitir un desarrollo seguro de acciones como vestirse, comer o asearse.

Comunicativa

La estimulación en el área del lenguaje ya sea verbal o no verbal va a permitir al niño comunicarse con otras personas. Su desarrollo se sustenta sobre tres pilares. La capacidad comprensiva, expresiva y gestual.

La comprensiva se inicia desde el mismo momento del nacimiento. El niño es capaz de comprender ciertas palabras mucho antes de que sea capaz de pronunciarlas. Es importante hablar al niño de forma constante o pronunciar nosotros cada objeto que manipula.

Estimular las acciones pre-linguales (balbuceo, emisiones vocálicas o las risas) son importantes para el desarrollo del lenguaje expresivo verbal o gestual.

La adquisición del lenguaje (oral, escrito o gestual) va a determinar la adquisición de otros aprendizajes y por lo tanto su desarrollo intelectual.

El talento se desarrolla mientras proporcionamos a los niños la estimulación suficiente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.