Beneficios de caminar hasta el cole

El ser humano es un ser en movimiento. La bipedestación ha permitido el desarrollo del intelecto y la conciencia. La capacidad cognitiva del ser humano ha posibilitado la evolución. La tecnología facilita el día a día del ser humano. Lavar la ropa, cocinar o transportarse de un lugar a otro son algunas de las acciones cotidianas en donde la tecnología ha sustituido al trabajo físico.

La vida es mucho más cómoda gracias al desarrollo tecnológico. Pero también hace al ser humano más sedentario. La tecnología no puede ir nunca en detrimento de la salud. El movimiento tiene un sentido en si mismo y privar al ser humano de él acarreará graves consecuencias en cuanto a la salud y el bienestar.

Sabemos bien que vivimos en una sociedad con prisas. El ritmo de la sociedad provoca en muchas ocasiones que no tengamos tiempo para lo realmente importante. Todas las mañanas se observa como cientos de padres se agolpan con el coche en las puertas de los colegios para poder dejar a su hijo justo en la puerta. Ir andando hasta la escuela es algo que poco a poco se está perdiendo. Siendo sustituido por la rapidez y la comodidad del coche.

Caminar, garantía de salud

Las enfermedades provocadas por el sedentarismo están aumentando a un ritmo desorbitado tanto en adultos como en los más pequeños. La organización mundial de la salud avisa una y otra vez sobre el aumento de patologías relacionadas directa o indirectamente con la falta de movimiento.

La práctica de actividad física se está convirtiendo en una de las recetas más usadas por los médicos para prevenir enfermedades cardiacas, endocrinas, o psicológicas. Caminar es una actividad maravillosa para poder prevenir muchas de esas patologías. Sin embargo, el ritmo de vida actual impide que los adultos puedan sacar tiempo para caminar.

Buscar momentos en el día que favorezcan el movimiento puede ser complicado. Pero si conseguimos modificar determinadas conductas del día a día para introducir actividad física contribuiremos de forma directa a la mejora de la salud.

El camino hasta la escuela es un momento ideal para dejar aparcado el coche en casa y poder disfrutar de un fantástico paseo junto a los hijos. Caminar cada mañana hasta la puerta del colegio mejorará la condición física y la salud en los adultos. Pero además, contribuirá de forma muy importante en el desarrollo del niño.

Ventajas para el niño

Andar todas las mañanas entre 10 y 20 minutos para llevar a los niños al colegio tiene múltiples ventajas en el desarrollo de los más pequeños:

Activación cerebral: Caminar no solo pondrá en funcionamiento el cuerpo del niño. Sino que, para que exista movimiento, el cerebro debe estar constantemente enviando señales. Un cuerpo que se mueve es un cerebro despierto que llegará preparado al aula para absorber conocimiento.

Mejora el estado de ánimo: El movimiento favorece la liberación de neurotransmisores que se encargan de la regulación de los estados de ánimo. Caminar contribuye a la liberación de endorfinas o seratonina, hormonas responsables de los estados de felicidad y bienestar.

Estrechar vínculos: El trayecto hasta el colegio no es solo un momento para la mejora de la salud. Caminar junto al niño ayuda a estrechar la relación entre padres e hijos. El paseo fomenta la comunicación que va a permitir conocer las inquietudes, miedos, o alegrías que el niño necesite expresar.

Mejora de la salud: Es sin duda una de las ventajas más obvias. Caminar pondrá en marcha todos los sistemas corporales y les ayudará a mantenerse activos. La disminución de la presión arterial, regular los niveles de azúcar en sangre, evitar el sobrepeso y reforzar el sistema óseo y respiratorio, son solo algunos de los numerosos beneficios que caminar tiene para la salud.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.