Escribir a mano mucho más que comunicación

Hace unos años se extendió el rumor de que Finlandia dejaría de enseñar a los niños caligrafía. El teclado digital sustituiría a la escritura manual. La responsable del instituto nacional de educación de Finlandia tuvo que salir a desmentir la noticia. En Finlandia se pretende sustituir la escritura inicial en cursiva por la mecanografía digital, nunca eliminar la escritura manual que se considera muy importante para adquirir determinadas destrezas y para la memoria.

Sin embargo, como todo lo que tiene que ver con la educación en Finlandia, el rumor se viralizó en pocas horas quedando en muchos padres y educadores la ligera sensación de que la escritura manual ya no era importante. En la era tecnológica en la que vivimos se impondrá la escritura digital.

En la edad adulta utilizamos diversos dispositivos electrónicos para escribir. Eso es una realidad que obliga a los sistemas educativos a modificar sus curriculum para que los niños sean competentes en la escritura digital. No obstante, la grafía va mucho más allá del puro acto comunicativo. No se trata solo de escribir a mano para comunicarse, se trata de escribir para desarrollarse. La motricidad fina que desarrolla la escritura manual permite la coordinación precisa de pequeños grupos musculares de la mano. Cocinar, coser, o cortar necesitan del desarrollo motor fino, y la grafía, es una de las mejores formas para conseguirlo. Este tipo de acciones imprescindibles en la vida adulta necesitan de un trabajo simultáneo de capacidades visuales, cognitivas y motoras que deben trabajarse durante la infancia.

Ejercicio para el cerebro

Escribir a mano puede parecer una actividad simple. Cuando somos adultos, no recordamos las dificultades del proceso de aprender a escribir. Una vez que se adquiere el aprendizaje neuromotor para escribir el cerebro no necesita concentrar mucha atención en la grafía automatizando el proceso. El cerebro es capaz de poner el piloto automático en aquello que se ha adquirido. Al igual que montar en bici, conducir o nadar. Escribir se vuelve un proceso semiautomático que no requiere mucha concentración. Pero esto no implica que sea un proceso tremendamente complejo. La escritura requiere la coordinación de factores sensoriales, cognitivos y motores. La necesidad de confluencia de este gran número de factores tiene una incidencia directa en el desarrollo cerebral.

Un estudio realizado por Anne Magen, de la Universidad de Stavanger (Noruega), y Jean Luc Velay, de la Universidad del Mediterraneo (Francia), analizó los procesos cerebrales que se llevan a cabo al escribir a mano sobre un papel y sobre el teclado del ordenador. Los resultados mostraron que la actividad cerebral era escasa cuando se escribía con dos manos sobre un teclado. Sin embargo, al escribir con una sola mano sobre un folio se reclutaban y llenaban de actividad zonas cerebrales encargadas de la memoria a corto plazo, visuales y motoras. Es decir, la escritura manual provocaba una gran cantidad de conexiones neuronales que hacían trabajar y desarrollarse al cerebro.

Las conexiones neuronales que la grafomotricidad provoca no solo se usarán para escribir. Estos mismos canales nerviosos que se han creado gracias a la escritura se podrán utilizar para otras múltiples habilidades en el futuro. Utilizar la motricidad fina de la escritura es sin duda una de las mejores formas de ejercitar el cerebro.

Empobrecimiento cerebral

Las nuevas tecnologías han traído bienestar a la humanidad. La vida es mucho mas sencilla gracias a los dispositivos electrónicos. Sin embargo, en la educación han introducido una pasividad peligrosa. ¿Para qué voy a copiarlo si ya esta en Internet? o ¿para qué voy a calcular si lo hace el ordenador?, es un pensamiento peligroso. El cerebro necesita de retos y estímulos para desarrollarse, pero las nuevas tecnologías hacen que los nuevos retos puedan ser respondidos por un ordenador.

Las nuevas tecnologías han llegado para quedarse y es algo fantástico porque van a mejorar la vida de todos. Pero, en los periodos críticos del desarrollo cerebral durante la infancia los sistemas educativos, y los padres, deben tener claro que el cerebro del niño necesita actividad para desarrollarse. Esto solo se consigue a través de retos sensoriales, cognitivos, motores, y sociales. Todo ello, requiere compromiso, sacrificio, y esfuerzo por parte del niño. La tecnología a nivel de usuario es fácil de utilizar, no necesita un gran desarrollo intelectual. Internet, las aplicaciones, o las tablets son intuitivas y sencillas. aber utilizarlas no marcará la diferencia. Por el contrario, desarrollar un cerebro plástico capaz de adaptarse al cambio, de aprender, y de crear, es lo que se necesita para generar nuevas tecnologías que favorezcan el bienestar humano. Para eso, es necesario asentar una buena base de desarrollo neurológico y cognitivo durante la infancia.

El movimiento, la lecto-escritura y la socialización seguirán siendo sin ninguna duda las mejores herramientas para conseguirlo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.