Beneficios de los bloques de psicomotricidad en el desarrollo del niño

Los juegos y actividades que desarrollan las habilidades motrices básicas son imprescindibles para el desarrollo cognitivo y nervioso del niño. Los circuitos neuromotores van mucho más allá del simple desarrollo de habilidades motrices. Desplazarse, saltar, girar o caer son los elementos motores que van a condicionar el desarrollo físico y nervioso durante la infancia.

El cerebro dota de forma instintiva de placer a todas las actividades motoras relacionadas con el desarrollo físico para conseguir que el niño practique al máximo estas actividades que mejoran los procesos cognitivos.

¿Qué es un circuito neuromotor?

No es más que la utilización de diferentes implementos organizados en el espacio para contribuir al desarrollo de habilidades motrices básicas (gatear,reptar, correr, andar, trepar, girar,saltar). Superar un trayecto determinado en el que se irán encontrando diferentes postas neuromotoras.

Importancia del circuito neuromotor

Cuando nace un niño la primera prueba médica es comprobar los reflejos motores primarios. Estos son los primeros indicadores para comprobar si existe o no algún tipo de alteración nerviosa. Sin embargo, la maduración del sistema nervioso no es solo fundamental en el momento del parto. Sino que, es imprescindible que padres, educadores y profesionales de la salud continúen contribuyendo al desarrollo armónico del sistema nervioso.

Ritmo de desarrollo

Muchas veces los padres suelen preocuparse sobre si el ritmo de desarrollo de las capacidades que adquiere su hijo es el adecuado. Dan mucha importancia a que el niño hable, lea o escriba. Estos son procesos imprescindibles para el desarrollo del niño y es normal la preocupación de los padres. Pero deben entender, que el desarrollo de un niño requiere de un proceso y que es importante desarrollar todas las etapas de ese proceso para que el sistema nervioso se desarrolle de forma adecuada, cimentando las bases para la adquisición de nuevas capacidades. Contribuir al desarrollo del movimiento voluntario con la creación de circuitos neuromotores es fundamental para afianzar las capacidades de coordinación óculo manual para la escritura y la lectura por la que tantos padres se preocupan.


No podemos saltarnos fases. Intentar que el niño camine antes de que repte o gatee es un grave error. Eliminar los procesos intermedios solo provocará inmadurez en el sistema nervioso porque muchas conexiones neuronales no serán afianzadas. Por esta razón el desarrollo neuromotor a través de circuitos va a fomentar la maduración nerviosa que creará las bases para la realización de capacidades más complejas como la lectura o la escritura.

El cerebro sabe que necesita

Cuando un niño realiza este tipo de circuitos se puede observar que disfruta de la práctica motora. Entendemos por tanto que es una práctica lúdica que hace disfrutar al niño. Sin embargo, este estado de bienestar y diversión es mucho más importante. Cuando un niño disfruta de una actividad es un claro indicativo de que el cerebro está mandando al organismo sustancias que generan bienestar y alegría. El cerebro considera que es una actividad beneficiosa para el cuerpo y para la mente, y quiere contribuir a que el niño tienda a la realización de ese tipo de actividades que tanto le beneficia. El placer que siente el niño al jugar no es más que la señal que el cerebro manda de la importancia de esa actividad para su desarrollo y por esa razón como padres, educadores o responsables de la salud debemos fomentar en los espacios circuitos neuromotores.


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.