Plasticidad cerebral y capacidades coordinativas

El desarrollo en el niño se inicia con el movimiento. El avance de las acciones motoras del niño es siempre en sentido céfalo-caudal( de la cabeza a los pies), y próximo-distal ( desde el tronco a las extremidades). Las actividades de este área tienen el objetivo de contribuir al desarrollo del tono muscular para permitir al niño el control sobre su cuerpo para poder interactuar con el entorno que le rodea. El equilibrio y la coordinación son las capacidades imprescindibles del área neuromotora, porque las reacciones coordinativas sobre su propio cuerpo y sobre el espacio, van a contribuir al desarrollo del tono muscular que le permite iniciarse en actividades manipulativas.

El desarrollo del equilibrio y la coordinación va a permitir el desarrollo motor grueso. Gatear, sentarse, caminar o correr necesita de un tono muscular correctamente desarrollado. Además favorecerá el desarrollo de habilidades motrices finas como escribir, pintar o tocar un instrumento.

Coordinación motora y nerviosa

Alguna vez os habéis preguntado,¿cuál es el proceso por el cual una persona es capaz de estructurar los movimientos adecuados para conseguir un determinado objetivo? Es fácil de entender que en la resolución se necesita un orden temporal de las diferentes partes que van a permitir resolverlo con éxito. Así pues, será necesario un ritmo y una temporalización para resolver cualquier problema sea o no motor.

Equilibrio y tono muscular, el origen de todo

El equilibrio se encuentra dentro de las capacidades físicas coordinativas. Es una capacidad imprescindible para el día a día de la persona. Trabajarlo de forma adecuada tendrá grandes beneficios en todas las etapas de la vida.

Según el profesor Álvarez del Villar (1987), el equilibrio es la cualidad de mantener el cuerpo en posición erguida gracias a los movimientos compensatorios que implican la motricidad global y la motricidad fina.

Constantemente usamos el equilibrio para compensar las fuerzas externas que nos afectan en la vida cotidiana. Por esta razón, el equilibrio siempre está presente en cualquier acción del día a día. Se pueden diferenciar dos tipos de equilibrio:

Equilibrio estático: Es la capacidad de mantener el cuerpo erguido y estable sin que exista movimiento.

Equilibrio dinámico: Es la capacidad de mantener el cuerpo erguido y estable, mientras se producen desplazamientos o movimientos.

El desarrollo del equilibrio se produce en paralelo al desarrollo de tres sistemas corporales.

Sistema vestibular: Se encuentra situado dentro del oído interno.. Es el encargado de proporcionar al cerebro información sobre la posición de la cabeza respecto a la gravedad,la aceleración lineal y angular.

Sistema visual: Es el encargado de enviar y codificar la información que se recibe a través de los ojos.La movilidad ocular que permite una mejor visión periférica y una optimización de los reflejos que se desarrollarán a través del equilibrio.

Sistema propioceptivo: Es un sistema formado por receptores repartidos por todo el cuerpo. Informa al cerebro de la posición de las articulaciones y los músculos respecto al espacio.

Es una capacidad que está presente desde el mismo momento del nacimiento. Las fuerzas externas que se ejercen sobre el niño y su capacidad para contrarrestarlas, hace que se mejore el tono muscular. La mejora de la musculatura permite al niño comenzar a realizar movimientos voluntarios a través de los patrones motores básicos (Gatear, reptar o andar).

Cualquier acción cotidiana necesita del equilibrio para su consecución. Sentarse, andar, coger un objeto, subir escaleras, hace que debamos reajustar el cuerpo a través de movimientos voluntarios o del tono muscular.

Además, al estar implicado en el desarrollo del sistema visual, un correcto desarrollo del equilibrio beneficia la movilidad ocular. Imprescindible para la recepción de estímulos en acciones tan determinantes como la lectura.

Por último, su papel en el desarrollo auditivo o vestibular, condicionará acciones tan cotidianas como montar en bicicleta, no marearnos en un barco, o un correcto desarrollo en la percepción de distancias.

Relación con el desarrollo y la plasticidad cerebral

Estas capacidades están íntimamente relacionadas con el desarrollo del sistema nervioso, y por consiguiente, con la capacidad cognitiva de una persona. Su desarrollo permite realizar cualquier tarea con mayor precisión y de forma más económica y eficaz. Padres y educadores no pueden estar al margen del conocimiento científico y deben en primer lugar conocer cuales son las capacidades coordinativas, y en segundo lugar favorecer su desarrollo.

  • Orientación: Es la capacidad de la persona de determinar tanto la posición como los movimientos de su cuerpo en el espacio y en el tiempo.
  • Sincronización: Es la capacidad de coordinar movimientos parciales del cuerpo entre si para realizar una acción más global.
  • Equilibrio: Es la capacidad de mantener o recuperar la posición del cuerpo durante la realización de un movimiento.
  • Ritmo: Es la capacidad de repetir una estructura ordenada de movimientos.
  • Diferenciación: Es la capacidad de coordinar movimientos extremadamente finos y exactos.
  • Cambio: Capacidad nerviosa del individuo de adaptarse a nuevas situaciones.
  • Relajación: Es la capacidad de liberar tensión de forma voluntaria de la musculatura

Todas estas capacidades son imprescindibles en la sociedad actual. La capacidad de adaptarse a nuevas situaciones, liberar el estrés que la sociedad impone, crear un sistema nervioso plástico que permita adaptarse a nuevos problemas, o favorecer la precisión motora en acciones tan cotidianas como cocinar, coser o realizar una intervención quirúrgica.

El desarrollo de estas capacidades coordinativas va a influir en crear conexiones neuronales nuevas y cambiantes, adaptadas a la sociedad volátil y veloz en la que vivimos. Además, favorecerá un envejecimiento saludable que provocará un menor índice de enfermedades neurovegetativas o a retrasar la llegada de las mismas.

La coordinación es la herramienta con la que contamos para el desarrollo del sistema nervioso volviéndolo más eficaz en la adquisición de aprendizaje. Crear estímulos que favorezcan la coordinación dinámica general o segmentaria favorecerá de forma directa al desarrollo intelectual.

One thought on “Plasticidad cerebral y capacidades coordinativas

  1. Paola Prnoncello 15 diciembre, 2019 / 6:28 pm

    Muy bueno.PODES MANDAR MAS MATERIALES

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.