Beneficios de la actividad física moderada durante el embarazo

El embarazo es un periodo crítico en la vida de la mujer que se caracteriza por grandes cambios fisiológicos, psicológicos y hormonales. Durante el tiempo de embarazo, se producen cambios a nivel biológico que buscan el desarrollo y la protección del feto. Además, se modifica el estilo de vida de la madre para evitar complicaciones durante el parto, o en la salud de la madre y del bebé.

Las falsas creencias que se han transmitido de generación en generación respecto a la actividad física durante el embarazo, han provocado que se den como verdaderos falsos mitos respecto al embarazo. Las creencias populares han limitado la práctica de actividad física durante el embarazo. Es más, hoy en día, muchas mujeres siguen siendo criticadas debido al desconocimiento de buena parte de la sociedad respecto a la actividad física.

Evidencias científicas

Según la revista Obstetrics & Gynecology la actividad física moderada durante el embarazo genera múltiples beneficios tanto para la madre como para el feto. Además, la organización mundial de la salud (OMS) recomienda la realización mínima de 150 minutos de actividad física a la semana para todos los colectivos entre los que incluye a las embarazadas. Los beneficios demostrados de la actividad física para la salud durante el embarazo son:

Menor aumento de peso: La actividad física moderada durante el embarazo disminuye la ganancia de peso durante este periodo. Si la actividad física está bien programada, el aumento de peso puede ser solo de 2 o 3 kilos.

Diabetes gestacional: La realización de actividad física esta relacionada con la disminución del riesgo de padecer diabetes gestacional, regulando los niveles de azúcar en sangre.

Beneficios cardiovasculares: La práctica ejercicio físico, favorece la circulación sanguínea. Esto previene la aparición de venas varicosas, trombosis, o trastornos hipertensivos.

Fortalecimiento del suelo pélvico: El ejercicio va a fortalecer toda la musculatura pélvica preparándola para el parto. Una musculatura fuerte disminuye el tiempo de duración del parto, y por lo tanto, la disminución de posibles complicaciones.

Salud psicológica: Reduce el estrés a través de la liberación de diferentes neurotransmisores. El ejercicio mejora el estado de ánimo, y ayuda a regular de forma más eficaz los ciclos del sueño.

Plan de ejecicios

No consiste en pasar de un estilo de vida sedentario a realizar sin parar actividad física para el beneficio del futuro bebé. El estilo de vida previo al embarazo será determinante para la planificación de la actividad física. Es importante tener el visto bueno del médico para comenzar la práctica de actividad física. Además, recomendamos contar con el seguimiento de un especialista en actividad física que dará apoyo y confianza en la práctica del ejercicio durante este periodo. Debido a las enormes diferencias en la condición física de unas mujeres a otras, proporcionamos unos consejos generales de actividad física que deben ser reajustados por profesionales de la salud y la actividad física en función de las características de cada mujer.

Duración: Depende mucho de la condición física previa, pero se recomienda comenzar con unos 15-20 minutos e ir aumentando progresivamente hasta los 45 minutos como máximo.

Días: Se recomienda comenzar por 2 o 3 días semanales y aumentar progresivamente hasta los 5 días por semana.

Tipos de ejercicios: Es importante realizar ejercicios de estiramiento suave, actividad aeróbica (correr o nadar), y actividad muscular de reforzamiento del suelo pélvico (ejercicios de Kegel).

Ambiente: Realizar la actividad física en un ambiente controlado para evitar golpes o caídas. Además, se debe evitar durante la práctica de actividad física los climas extremos.

Hidratación y dieta: Mantener siempre el cuerpo hidratado evitando la sensación de sed, además, asegurar la ingesta de calorías y nutrientes adecuada.

El ejercicio físico es beneficioso antes, durante, y después del embarazo. Sin embargo, pueden existir problemas puntuales que desaconsejen la práctica de actividad física durante o después del embarazo, por lo que, recomendamos siempre el seguimiento medico y la tutorización de un profesional de la actividad física.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.