Psicomotricidad para superar el confinamiento en los niños

El movimiento es felicidad. El simple hecho de moverse favorece la liberación hormonal y la conectividad con diversos neurotransmisores que favorece un estado de ánimo positivo.

La descarga de energía, el control de la ansiedad y el estrés, o la regulación del sueño son solo algunos de los beneficios que la actividad física genera en el organismo.

Quitar al niño el movimiento es privarlo de la felicidad y el bienestar que este provoca en su organismo. Implementar actividades motoras en casa no solo repercute en la salud física del niño, sino también, en su salud emocional y psicológica.

La niñez es una etapa clave en el desarrollo humano. Una etapa donde el movimiento es vital para el progreso físico y neurológico. El niño puede adaptarse de forma sencilla a cualquier entorno. Sin embargo, no puede privarse del movimiento. Es decir, los niños son capaces de quedarse en casa, de estar en entornos más reducidos, pero sin embargo, no serán capaces de no moverse o de no intentar jugar.

Es responsabilidad de los adultos adaptar el entorno del que se dispone para crear espacios de movimiento.

Actividades para el concinamiento

Actividades manipulativas: Los materiales tangibles permiten al niño investigar a través de todos sus sentidos coordinándolos con las manos o con los pies. Es una de las mejores formas de mantener la mente activa y conectada con el cuerpo. Fue la manipulación y la bipedestación lo que favoreció el desarrollo del cerebro humano. Poner al alcance del niño elementos caseros para poder manipular y jugar es una de las mejores formas de desarrollar su concentración, su coordinación y su bienestar emocional.

Actividades de balanceo: Desde antes del parto el balanceo ya tiene un sentido de desarrollo. Son las situaciones de equilibrio y desequilibrio la que estimulan el sistema vestibular, locomotor y sensoriales para que se desarrollen. Además, algunos expertos afirman que el balanceo recuerda a la estancia en el vientre materno y por eso es una fantástica herramienta para disminuir los niveles de ansiedad en el niño de una forma lúdica y creativa.

Circuitos de psicomotricidad: La realización de los diferentes patrones elementales no solo tiene sentido en el desarrollo físico, sino también, en el desarrollo cognitivo. Dar al niño una amplia variedad motriz creara circuitos neuronales diferentes que se podrán utilizar en múltiples tareas del día a día. No solo es una actividad motivadora debido a la gran variedad de respuestas motoras diferentes que ofrece, sino que, además ofrece una oportunidad constante de superar nuevos retos mejorando la auto percepción y la confianza del niño.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.