La importancia del gateo en el desarrollo infantil

Es muy común entre los padres el uso del taca-taca o otros artículos auxiliares que ayudan a la bipedestación. Es normal, cualquier padre busca el bienestar de su hijo, y andar de forma temprana es seguramente, uno de los mejores indicadores de una buena maduración neurológica y motora. Sin embargo, no siempre menos es más. Todos los niños tienen su propio ritmo biológico de desarrollo, y utilizar elementos para desarrollar determinados patrones motores, puede ocasionar el deterioro o falta de maduración de otras estructuras corporales.

La utilización de diferentes patrones motores tiene un sentido mucho más profundo que la mera investigación y el descubrimiento del entorno que proporcionan al bebé. El niño nace con millones de células nerviosas que no están conectadas entre sí. El uso de diferentes patrones motores, va a permitir la conexión y creación de circuitos neuronales que se utilizarán para el resto de la vida. No importa que ese patrón motor se vaya a utilizar en el futuro, o no. Lo importante, es que el niño está creando cableado neuronal que le permite desarrollarse.

Gateo, un elemento de desarrollo

Un ejemplo claro de esto, es el uso del gateo. Muchos padres utilizan andadores o saltadores para adelantar la marcha, un patrón motor que el niño utilizará durante toda su vida.

A simple vista, puede parecer una opción acertada. Se está dando prioridad a patrones que perdurarán en el tiempo. Sin embargo, tenemos que entender que los patrones motores, no existen solo como elemento de desplazamiento. Detrás de cada patrón existe todo un entramado de desarrollo neuromotor. Gatear implica la utilización de todas las extremidades, no solo las piernas. Por lo tanto, durante el gateo se desarrolla de forma decisiva todo el aparato de locomoción de las extremidades superiores. Además, el cerebro se verá obligado a enviar información al tren superior en función de la información que reciba de los sentidos. Este desarrollo nervioso, motor, y sensorial, será imprescindible en el futuro para cualquier acción manipulativa.

Como hemos visto, puede que el patrón motor desaparezca con el tiempo, pero los beneficios biológicos que ese movimiento ha conseguido perdurarán para siempre.

Múltiples patrones motores

Esto no implica que si un niño no gatea, no vaya a desarrollarse. El desarrollo biológico se consigue a través de múltiples patrones de movimiento. Es decir, no se debe tampoco forzar a un niño a gatear todo el tiempo. El solo va a ir utilizando diferentes patrones para poder investigar y moverse. Por lo tanto, el adulto debe crear un entorno seguro en el que el niño pueda descubrir y moverse sin riesgo de accidente.

Además, debemos entender que forzar cualquier patrón o postura durante mucho tiempo, puede ocasionar problemas estructurales serios en el sistema musculo- esquelético. Es decir, no pasa nada si utilizamos un taca-taca para estimular la marcha del niño durante unos minutos al día. El problema es cuando lo convertimos en la forma de desplazamiento habitual pensando que así el niño andará antes. Si solo usamos un elemento, solo estaremos desarrollando un patrón motor, que además, no es natural en el niño, pudiendo crear problemas estructurales serios en el aparato locomotor.

Así pues, busca desarrollar siempre múltiples patrones a través de un espacio seguro donde el niño pueda moverse con libertad. No limites nunca sus patrones motores, aunque pienses que no le servirán para nada en el futuro. Deja que el niño se arrastre, gire, salte, gatee o camine. Un proceso sin prisas, de descubrimiento, e implementación del mayor número posible de patrones motores, que ayudarán, a crear estructuras biológicas amplias para la adaptación del niño a cualquier aprendizaje.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.