Lo esencial es invisible a los ojos

A nivel motor todos los niños tienen capacidades que pueden desarrollar y que afectan a su salud y a su desarrollo cognitivo. Podemos encontrar las capacidades físicas y coordinativa. El alto rendimiento deportivo y la correlación entre la condición física y la mejora de la salud y la calidad de vida ha provocado que las capacidades sean más populares que las capacidades coordinativas.

Para aquellos que no sean expertos en el movimiento humano, de forma muy sencilla, podemos decir que, las capacidades físicas son aquellas que permiten movernos de forma más rápida (velocidad), durante un tiempo más prolongado (resistencia), con una mayor extensión (flexibilidad), o la capacidad de aplicar movimiento o ejercer una resistencia sobre otros cuerpos (fuerza).Mientras que las capacidades coordinativas son las que permiten realizar cualquier movimiento de forma más precisa y eficaz.

Las capacidades físicas son simples de observar, se pueden ver y comparar respecto a otros, la fuerza, la velocidad, la resistencia y la flexibilidad. Sin embargo, ninguna de estas capacidades servirá de nada si no se consigue que un movimiento sea preciso y eficaz. Las capacidades físicas sin el control motor del sistema nervioso sobre el aparato locomotor puede servir para el rendimiento deportivo en la infancia. Pero sin embargo, en el largo plazo provocará un bajo rendimiento.

La cultura de competición infantil que se ha instaurado en muchos países ha provocado que muchos clubs o entidades deportivas centren los entrenamientos, o el trabajo con niños en el desarrollo de las capacidades físicas. Es más, la propia educación física se basó en el desarrollo de la capacidades físicas porque era fácilmente observable y evaluable.

La investigación y el estudio en las ciencias del movimiento humano ha provocado que la educación física haya modificado su tendencia y cada vez de más peso a las capacidades coordinativas frente a la físicas. Sin embargo, en determinados entornos de competición infantil se continua extrapolando lo que se realiza en el alto rendimiento deportivo a niños que todavía no han desarrollado estructuras biológicas básicas.

¿Es malo trabajar las capacidades físicas en niños?

La respuesta es simple, no. Trabajar las capacidades físicas en niños va a provocar la mejora del aparato locomotor y el aparato cardio respiratorio. Hay que desterrar las creencias populares de si se trabajar con peso es más par el desarrollo biológico del niño. No pasa nada por trabajar las capacidades físicas, el problema es cuando, por desconocimiento o para conseguir un alto rendimiento deportivo, todo el trabajo se centra en el desarrollo de las capacidades físicas y deja totalmente de lado el desarrollo de las capacidades coordinativas.

Si centramos el trabajo motor del niño en las capacidades físicas se tendrán grandes resultados en el corto plazo, pero poco a poco, y en la medida en que los niños que han desarrollado correctamente el control motor de sus cuerpo, desarrollando el sistema nervioso a través de las capacidad coordinativas, irán superando a aquellos que se centraron en las capacidades físicas. Esto es sencillo, mientras que las capacidades físicas se pueden seguir desarrollando a lo largo de toda la vida, el sistema nervioso sobre el que se cimienten las capacidades coordinativas tienen unos periodos críticos para su desarrollo en la primera infancia. Y aunque se ha demostrado que muchas áreas del cerebro se siguen desarrollando casi hasta los 30 años, hay otras muy sensibles, que necesitan ser desarrolladas en unos periodos determinados de la primera infancia.

¿Cómo desarrollar las capacidades coordinativas?

La coordinación, la capacidad de reacción, lo orientación, el equilibrio, el ritmo o la adaptación al cambio pueden ser trabajados de forma individualizada y específica. Sin embargo, hay una herramienta que permite trabajar todas porque ofrece una amplia variedad motriz.

El juego motor, un elemento motivador que ayuda a desarrollar de forma lúdica todas las capacidades coordinativas, además, se le puede sumar las capacidades físicas. La mejor forma de asegurar un correcto desarrollo nervioso y coordinativo es ofrecer al niño una gran variedad de patrones motores durante sus primeros años. Eliminar la especialización deportiva para introducir múltiples deportes a través del juego, es garantizar en el niño una gran base de patrones motores que generará un amplio y fuerte desarrollo nervioso que ayude al niño no solo en su rendimiento deportivo futuro , sino también académico y laboral.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.